premios

A mi los Nobel me cabrean

Año tras año, desde que tengo uso de razón, los Nobel suecos son un despropósito. Da igual cuánto lo pienses, los suecos no dan una. Yo creo que antes de decidirse a emitir su voto, pasan por el Barrio Rojo de Ámsterdam o algo parecido. Quizá tienen quien les suministre alimentos caducados. El caso es que, se mire por donde se mire, cuerdos, lo que son cuerdos, no son.

Lanzaron el de la Paz al Presidente colombiano por el proceso de paz de las FARC y bueno, demasiados matices detrás como para estar de acuerdo con él cuando hay otros grandes conflictos y hombres de paz por el mundo que buscan lo mismo sin publicidad. Vale, tiendo al patriotismo pero ¡El Padre Ángel por favor! Y mira que una de religiosa, más bien anda escasa. read more