fareros

Me quiero ir a virir a un faro

Películas como las de Mocchia o incluso alguna de Paz Vega han utilizado los faros como lugares bucólicos, románticos y únicos.

Hace años, de hecho, tuve la suerte de poder hacer un viaje por Costa da Morte y visitar innumerables faros que aún hoy siguen guiando a los barcos en una de las costas más complicadas de España para navegar cuando el Atlántico se pone farruco.

Y es verdad, los faros tienen algo. No se trata solo de lo bonito que es vivir ahí, aislado del mundo, siempre con la mirada en la lejanía, dándote cuenta de que no eres más que un pegote en algo inmenso…No, es más que eso, es la conexión con tu yo salvaje. read more