Lo de Murcia no tiene nombre

No, no conozco Murcia, ni ganas por ahora la verdad. Sólo sé que se llevan el agua y que sus gentes, según me cuentan allegados, tienen un problema serio con la dicción.

Pero últimamente no para de aparecer en los medios y sinceramente, es el nuevo Lepe.

Desde que un señor de Murcia se pusiera a hacer negocios y comprara el Edificio España a los Wanda de la dinastía de inversores de toda la vida…parece que el foco lo han puesto en un sitio que no se tiene claro ni lo que hay que ver.

Pues resulta que tras comprar el Edificio España un murciano – en serio, tenía que repetirlo porque parece el principio de un chiste – el resto han sido tragedias.

Resulta que un ex Guardia Civil – trabajadores de la patria todos y con más moral que sueldo los pobres – se ha enajenado en plena boda y ha dicho…¡ a tomar por saco ! con acento o no, que de eso no se hacen eco, y se ha llevado por delante, y a tiros, a la familia de la parienta para luego suicidarse él. Qué no habría visto en sus 64 años para dar la campanada de esta manera, a su recién incorporada familia búlgara. Pareja de hecho o no, es una forma muy extraña de pasar la noche de bodas…pero ¡vaya usted a saber!

No contenta con leer esto de buena mañana, luego resulta que el señor fiscal anticorrupción de la ciudad ha sufrido en sus propias carnes un robo….sí, un robo. ¡Qué desgracia! Y con toda la documentación de los casos del PP. Fíjese que tragedia. Pues sí, resulta que le han robado el portatil. Que digo yo que si en esa tierra lo que no se vende son memorias externas o usb para hacer copias chapuceras si me apuras…

Lo dicho, que las ganas de ir a Murcia, después de que sequen pantanos para regar campos de golf y de que la huerta no llegue a casa…como que se me quitan demasiado. Palabrita de rubia.

Sobre el Autor

La Rubia
No hay nada mejor que ir de rubia por la vida. Palabrita de morena con mechas. Me lo enseñaron en un cole de pago como parte del temario y se me quedó grabado a fuego. Es así como me echan hasta la gasolina en las estaciones self service – ¡¡y esto es verídico!! - . Que no se ofendan las oxigenadas, pero te ven rubia y el trato cambia, se asume que hay que facilitarte las cosas...y en esas me encuentro, aguantando ciertas contestaciones que daría pero que no son políticamente correctas y que, o las acabo soltando, o mis neuronas optarían un suicidio masivo. Y así llegamos aquí. Para desquitarme de los inútiles, para soltar mis paranoias y por mi salud mental, mi jefe me hizo este blog como parte de mi terapia de oficina. Porque por muy rubia que seas, llevas una morena dentro...Y LO SABES.

Sé el primero en comentar en «Lo de Murcia no tiene nombre»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*