El esperpento de la Renta

¡Nunca te lo perdonaré Montoro! ¡Nunca! Llega, un año más, época de la declaración de la Renta, esa que te hace temblar y no sabes bien por qué porque el caso es que tú, de ilegal y de Panama papers más bien poco.

Pero aún así, han conseguido que esta época sea de estrés variadito y ohhh, en vez que ¡que viene el coco! pasamos a ¡Hacienda somos todos! es un slogan, como dijo la del juicio de la infanta…. a esa señora a cuajo no la gana ni Rita Barberá, que os lo digo yo.

El caso es que se abrió la veda y, como no podía ser de otra forma, ya sonó la primera llamada, la del teléfono y, detrás, la voz de mi madre: ¿me miras por el ordenador qué sale?

Y la conversación, verídica, es la siguiente:

  • Dime la casilla 490 de la del año pasado mamá
  • Ay hija a ver si la encuentro…la 60, la 92, la 35…no la encuentro, ¿cuál dices que era?
  • La 490 mamá
  • Aquí pone…rendimientos de capital
  • No mamá, me da igual lo que ponga, la 490
  • Rendimientos patrimoniales, la 45….

Media hora después y dos llamadas más mediante con el contrario también al teléfono, conseguimos llegar a su borrador y darle la buena nueva.

  • Vale, pues me lo pienso….

Como una semana después vino a casa bajo arrestro domiciliario por ser el día de los abuelos en el cole de ladyrebel, ahí confirmamos borrador y quedamos como los más listos del universo. Creo que, por fin, mi santa sanctorum entendió que los ordenadores tienen alguna utilidad más allá de comprobar si le han tocado los ciegos.

En fin, de ahí a que aquí el contrario abriera su borrador, cuestión de minutos pero…¡oh dios mío! Este año no viene un borrador, sino dos, compartido e individual. Eso en la suya, que a mi me daban tres por ser madre.

El caso es que desde que empezara ese periplo a hoy, el Trending Topic casero es la renta y cómo meter las cosas y no pagar a un gestor – que digo yo que los hijos de gestores también comen – por arañar unos euricos. Que si yo presento la que devuelve más, que si mira tú si la niña desgrava por igual, que si a ver si están las plazas…mira que te mira que no sé que narices miramos, porque ni él ni yo tenemos ni pajolera idea de hacer la renta o bien de modificar borradores, que de aquí a que nos pillen a lo Mario Conde dos pasos.

Una semana después de que comenzara en serio la Operación Borrador en casa, hoy, por fin (juro que lloro de la emoción), hemos entrado en razón y aquí mi contrario ha accedido a que se la haga alguien que sabe y no meter en las casillas lo que nos brota según impulso e inspiración momentanea.

Pero ahí no acaba todo no, Sr. Montoro, no. Que como en mi CCAA desgravan libros y extraescolares idiomáticas, contacto con el colegio de ladyrebel para pedirles que por favor me faciliten dicha información, y a las monjitas y sus tentáculos de administración, les debe costar mover un dedo porque deciden que, no tienen copia de la factura y no pueden dar duplicado….¿¿¿¿¿PERDONA?????

Lo dicho, que muy poco cordialmente, ya hemos instado a que surja como el milagro de los panes y peces la factura, o con Montoro se verán porque seremos con la vieja del visillo, chivatos, sí sí, chivatitos.

Mención aparte se merece también el logo que han elegido para la campaña, que a mi me recuerda con tanta burbujita de colores al anuncio de a qué huelen las nubes…¿qué van? ¿de buen rollo? Venga hombre!

Así que hoy, en mi oficina, declaro que, con la mía presentada por la gestoría, que no, que no te lo perdono Montoro. Palabrita de rubia.

Sobre el Autor

La Rubia
No hay nada mejor que ir de rubia por la vida. Palabrita de morena con mechas. Me lo enseñaron en un cole de pago como parte del temario y se me quedó grabado a fuego. Es así como me echan hasta la gasolina en las estaciones self service – ¡¡y esto es verídico!! - . Que no se ofendan las oxigenadas, pero te ven rubia y el trato cambia, se asume que hay que facilitarte las cosas...y en esas me encuentro, aguantando ciertas contestaciones que daría pero que no son políticamente correctas y que, o las acabo soltando, o mis neuronas optarían un suicidio masivo. Y así llegamos aquí. Para desquitarme de los inútiles, para soltar mis paranoias y por mi salud mental, mi jefe me hizo este blog como parte de mi terapia de oficina. Porque por muy rubia que seas, llevas una morena dentro...Y LO SABES.

Sé el primero en comentar en «El esperpento de la Renta»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*